Crece la fiebre por los festivales eróticos en España

En el año 1993, arrancó en Barcelona el FICEB, o lo que es lo mismo, el Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona. Rápidamente, se extendió su fama por Europa, celebrándose año tras año ya no sólo en la Ciudad Condal, sino también en otras localizaciones europeas.

Con el paso del tiempo, conforme se asentaba su relevancia internacional, se perdían también los tabúes por parte de un público que ha ido creciendo en asistencia año tras año, haciendo, sin ir más lejos, del evento de Barcelona uno de los más sonados de la ciudad. Centro neurálgico del sexo durante una semana, la capital catalana era lugar de destino de actores y actrices porno de todo el mundo, de escorts Madrid y de productoras y distribuidoras.

Salones eróticos en varias localidades españolas

En la actualidad, la moda se ha contagiado a muchas otras ciudades españolas. Así, por ejemplo, el Exposex es el Festival Erótico de Madrid, y lleva celebrándose con regularidad desde el año 2005. Uno de sus puntos fuertes fue la edición del 2006, cuando Celia Blanco, nuestra actriz porno internacional, fue la madrina del certamen.

Pero la ciudad de Madrid es sólo un ejemplo más, una de las muchas localidades en que pueden encontrarse con regularidad certámenes eróticos. De hecho, Murcia y Valencia se subieron rápido al carro, y luego siguieron más y más ejemplos, como el Salón Erótico Venus, en La Coruña, el Eros Asturias, la Feria Eros de Sevilla o el FISHTAR, en Teruel. Del mismo modo, la ciudad vecina Oporto también organiza un evento erótico.

 

Y en estos sitios… ¿qué hay?

Pese a que en un primer momento se podría pensar en eventos pensados exclusivamente para hombres heterosexuales, lo cierto es que la oferta de un festival erótico es extensible a todos los sexos y todas las orientaciones. Y de hecho, incluso el estado civil está perdiendo relevancia: cada vez es más frecuente encontrarse con parejas que asisten a estos lugares con el fin de encontrar nuevos horizontes sexuales con los que potenciar su vida íntima.

De hecho, durante los días que dure el certamen, se suceden infinidad de espectáculos, exposiciones, talleres y charlas, por lo que son días enriquecedores para los más atrevidos.

 

¿Habéis asistido alguna vez a un festival erótico? ¿Tenéis pensado hacerlo? ¿Sois de los que irían pero no se atreven por los tabúes que aún se asocian a un certamen de estas características? Contadnos vuestras experiencias.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *