Dolor: 3 consejos para una buena higiene postural

La IASP es entidad de referencia a nivel mundial en lo que se refiere a dolor y todos los campos relacionados, a nivel médico y técnico. Por ello la agenda de congresos cuenta con una importante cita cuando la International Association for the Study of Pain fija una nueva ponencia.

Aparte hay algo muy interesante por lo que escribimos este post. Los congresos a la vez son fuente de dolencias. No se trata de nada grave, claro, sino de lo que señalamos en el título: la mala postura puede generar bastante malestar.

Y en los congresos se dan varios factores para que esto ocurra: butacas con mal respaldo, muchas horas en la misma posición, falta de espacio para reposar correctamente las piernas sobre el suelo (especialmente complicado para personas altas), necesidad de tomar notas sobre las ponencias con la consiguiente mala postura, poco cambio de actividades por lo que el cuerpo se resiente.

 

Consejos: cómo combatir estos malos hábitos posturales

El Servicio de Salud y Prevención Laboral de Madrid edita una guía aconsejando prácticas para que nuestra espalda, articulaciones y salud en general no se resientan fruto de una mala postura.

 

Sus consejos esenciales son:

  • Alternar tareas estáticas y en movimiento. Planificar las tareas que tengamos que hacer (domésticas o en el entorno laboral) de modo que no estemos demasiado tiempo seguido de pie / sentados / agachados / en movimiento. La clave está en alternar.
  • Modificar nuestro mobiliario si hace falta. Las sillas, sofás o camas que no tengan cierto grado de rigidez son lesivas para la espalda. No hace falta que sean muy duras (en pro del confort) pero deberemos deshacernos de aquellos elementos blandos, que no tengan cuerpo.
  • Poner los objetos a la altura adecuada. Si para hacer una tarea tenemos un objeto a una altura que nos obliga a encorvar la espalda, lo mejor que podemos hacer es subir el objeto de nivel para que la tarea nos sea más cómoda. Ejemplo: si un zapatero está cosiendo una suela sobre su mesa, y para ver bien debe inclinarse, lo correcto es poner un pequeño soporte entre el zapato y la mesa.
  • Descansar. De tanto en cuanto hay que hacer paradas de la tarea que estemos haciendo, ya sea sentados o de pie. Es interesante tomarse un descanso largo cuando acabamos la jornada y, si tenemos contracturas, lo mejor es recurrir a profesionales de los masajes (hay varios tipos: masajes deportivos, masajes eróticos, masajes relajantes…).
  • Flexionar las rodillas. Es una clave bastante conocida pero sigue resultando vital. Si tenemos que mover o coger del suelo grandes pesos deberemos flexionar las rodillas para no hacernos daño en la espalda.

 

Y vaya un consejo general pero altamente útil: no hay mejor hábito que la práctica de deporte para fortalecer musculatura y mejorar nuestro estado de forma. De ese modo cualquier actividad doméstica o laboral es más difícil que nos perjudique.

Aprende más sobre el dolor

Por cierto, si te interesa el siguiente evento IASP, tendrá lugar en Yokohama, Japón, del 26 al 30 de septiembre. Te dejamos el enlace para que te registres como asistente. Para más información actualizada en el campo médico del dolor, ¡no dejes de visitar este blog!

Comparte el post en redes sociales si conoces a gente que trabaje en oficina o pase muchas horas en la misma posición, ayúdale con estos consejos de higiene postural.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *