Escuelas por bloques: un tipo de construcción en auge

Cada año son muchas las escuelas, colegios y demás instituciones para la educación que se enfrentan a un problema: la imposibilidad de prever el volumen de alumnos matriculados para el curso entrante. Durante mucho tiempo se ha recurrido a toda clase de inventos con los que paliar la situación: dividir una clase en dos grupos, habilitar alguna sala del colegio en desuso o dedicada a reuniones y eventos, para poder impartir lecciones a un volumen de alumnos muy superior de lo esperado en relación al año anterior. Sin embargo, toda esta problemática podría haber llegado ahora a su fin para buena parte de los edificios. Por lo menos, aquellos que no estén encajonados en núcleos urbanos. Y es que la construcción por vía de modulos prefabricados es una práctica que se extiende a marchas forzadas por la geografía española, suponiendo soluciones inmediatas, de carácter temporal, y totalmente eficientes ante la problemática.

 

En qué consisten los módulos prefabricados (y por qué van tan bien para estos casos)

La gran revolución de este concepto arquitectónico se explica por varios factores. Como su propio nombre indica, se trata de bloques ya fabricados, habitaciones, que se pueden encajar entre sí o bien colocar por separado, pudiendo crear tanto edificaciones enteras como nuevas alas, salas u oficinas. El hecho de estar ya construidos, rebaja sensiblemente unos costes de obra equivalentes a la construcción de una nueva ala de un edificio por obra clásica, y su carácter homogéneo permite además una adaptación sencilla y óptima para toda clase de situaciones.

Destacan también por su temporalidad: no sólo se trata de una solución de rápida aplicación, sino que puede ser de carácter temporal, permitiendo ser extraída con la misma facilidad con que se enarboló. O incluso, cual popular juego de bloques, puede ser reutilizada, desmontando módulos prefabricados y reorganizándolos según convenga a tenor de las exigencias de cada curso.

 

Prestaciones de primera

Quizá el éxito de las construcciones por módulos prefabricados se haya debido a una paulatina variación en el punto de vista del usuario, que antes podía imaginar esos bloques como unos habitáculos dedicados principalmente a las oficinas de obra, y en general de difícil subsistencia. Hoy en día, las tecnologías han avanzado lo suficiente como para garantizar una habitabilidad perfecta y de óptimo aprovechamiento de recursos. Valga como ejemplo el vídeo que sigue a continuación, relativo a, precisamente, una escuela hecha íntegramente con módulos prefabricados:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *